Noticias 2016

EMOCIONES DE UNA DESPEDIDA

A pasos agigantados se aproxima un nuevo año.

 

Con él,  un montón de actividades de cierre y también de apertura.

 

Objetivos, contenidos, evaluaciones llegan a su fin.

 

En nuestro Liceo se ultiman detalles para la ceremonia de Licenciatura, una tradición que nos habla de muchas cosas.

 

El trabajo académico de educación media, llega a su fin.

 

Cada egresado, deberá enfrentar en mundo desde una nueva perspectiva, alejado de estas aulas que lo vieron crecer y desenvolverse acorde a las exigencias académicas de aprendizaje diario, de esfuerzo, de obediencia  y apego a las normas - incluidas las de trato social y sana convivencia -, tan importantes en el crecimiento personal y humano.

 

Se abre para cada uno de ellos, una puerta con infinitas posibilidades en esta etapa de descubrimiento del “mundo ancho y ajeno”, ofreciendo  experiencias que marcarán su paso por la vida y los pondrá a prueba.

 

La vida enseña.

 

Están a  un paso de comenzar una nueva etapa de vida, unos prosiguiendo estudios, otros integrándose al mundo del trabajo; al mundo laboral, que les proveerá el sustento y justificará su existencia y la de su familia.

 

Objetivos, contenidos, evaluaciones llegan a su fin en “su Liceo”.

 

Fin de año: ajetreo académico; rendición de Prueba de Admisión a las Universidades u otras Entidades de Educación Superior.

 

Inscripciones para postular a ayudas económicas del Estado para continuar estudios, últimas visitas a su colegio, últimas conversaciones y recreaciones con los pares, embargados por sentimientos de nostalgia y recuerdos por lo vivido,  desde séptimo año para algunos, y desde primer año para otros.

 

Tristeza tal vez inundará a muchos, al pensar en la última vez que usen el uniforme liceano. Alivio para otros.

 

Sí de este, su Liceo, que los acogió en sus patios y canchas, verdaderos campos de batalla donde se medían equipos diversos, ritual repetido a diario, “llueva o truene”, donde siempre “el mejor es el que gana”, y cuyos campeones y goleadores permanecerán en la memoria de unos más que de otros, quienes, de cuando en cuando rememorarán a relucir en  esas  inolvidables “juntas” y reencuentros cuando sean mayores.

 

Permanecerán los pasillos rumorosos y congestionados por el deambular, adornados con grandes maceteros conteniendo plantas y flores hermosas, reales e invisibles e ignoradas por la problemática estudiantil y ese ese caminar apresurado y despreocupado   que -  a veces- , estropea sin querer hojas y tallos.

 

Escaleras añosas, antiquísimas, con descanso, permitiendo  un respiro y una “miradita” a quienes vienen subiendo. Y  a veces - ¡por qué no! - sirven para sentarse.

 

Escaleras nuevas, esas que sirven de “mirador” cuando hay algo interesante, algo  que despierte nuestro interés, o cuando – simplemente- queremos abstraernos y dejar que nuestra mirada vague  un tiempo sin tiempo, siempre esperando las presencias juveniles  y desenfadas del alumnado.

 

Grandes ventanales  entregan y entregaron hermosas “postales” y “vistas” increíbles de diferentes eventos y personas, en días de invierno y verano. Y por sobre todo de primavera.

 

¡Ah…. Memorable estación … primeros romances y pololeos, miradas cómplices, de arrullo y manos entrelazadas!.

 

¡Días de colegio! ….. ¡Inolvidables!. De amistades y compañerismo, en donde cada día presentó nuevos desafíos, nuevos logros.

 

¡El sonar del timbre, siempre esperado, y a veces, “grabado para engañar a la profesora”, y poder salir aunque fuera cinco minutos antes de la hora, será una dulce melodía en el recuerdo!. 

 

¡Bromas de chiquillos!.

 

Risas, burlas a veces, “tallas” que matizaron las tediosas horas de estudio, en que el tiempo pareciera detenerse, especialmente en aquellas tardes invernales, eternas….. oscuras.

 

¡Justo cuando hay interrogación, disertación, o prueba sorpresa!

 

¡O cuando esperaron con ansias y emoción “la hora de salida” para ver a la persona que nos robaba  el pensamiento y el corazón!

 

¡Primeros romances colegiales! Hora de salida…. Qué bueno.

 

Nerviosismo, sudor de manos, temblor de voz y de todo, respiración entre  cortada, boca seca, cuando se acerca la hora del encuentro. Todo para un “¡hola! “, una sonrisa, un caminar juntos hasta la garita del microbús que nos separará hasta mañana.

 

Días de alegría - al obtener ese siete soñado, o al menos el seis que debía bastar   para “no bajar el promedio” – y tristeza infinita al ver que a pesar del esfuerzo, la nota no alcanzó a satisfacer las expectativas.

 

La angustia que precede para conocer la nota de la famosa prueba, de escuchar nuestro nombre, poniendo extrema atención, y ese respirar hondo con una gran sonrisa cuando “la nota es buena”, o, al revés, nuestra expresión de pena cuando esa nota es mala de frentón, rogando internamente “otra mirando con desdén a los “flojos”, diciendo “¡te gané!”, “¿cuesta ah?”.

 

¡Y las fiestas, los “carretes”! ¡Los esfuerzos por tener la “mejor pinta”, la ropa de “marca”, y “el look diferente, que la lleva”, ése que conquistará al amor de amores, que dará que hablar y que todos envidiarán.

 

En fin, la vida liceana forma parte de nuestros jóvenes sueños y metas personales.

 

En un tiempo más, tiempo indefectible e inexorable, serán recuerdos preciosos e invaluables, añorados,   que – al paso de los años- adquirirán  una innegable importancia: la de haber sido parte de la historia de este conglomerado educativo, de un Liceo diferente por ser nuestro, el mejor.

 

¿Rencores?... Tal vez.

 

¿Agradecimientos?.... Seguro que sí.

 

¿Tristezas?.... Siempre las hay.

 

¿Nostalgia?.... Mmmmmm…  por todo y por todos.

 

¿Miedo a enfrentar el futuro?  Mucho… pero superado por el ímpetu juvenil en busca del proyecto de vida de todos y cada uno.

 

Jornadas de estudio, amistades, peleas, críticas, miedos, la vida colegial es una amalgama de mil formas y colores, un mundo personal y colectivo que cada cual atesorará en ese espacio íntimo y único.

 

¡Vida liceana….. ya te estoy extrañando…..!

 

 

Adriana Cornejo Valdés

Profesora de Estado

Licenciada en Educación.