Noticias 2016

QUIJOTE Y SANCHO EN EL LAM

Un  montaje escenográfico, artístico, bello y que conlleva gran trabajo y dedicación, es el homenaje muy “sui géneris” a Miguel de Cervantes y Saavedra, dramaturgo, poeta y novelista español del siglo XVI,  realizado por  estudiantes de Tercer Año F de nuestro  Liceo, que representa dos personajes célebres de su obra: Don Quijote y Sancho .

 

“Es un trabajo que resultó tras la lectura que hicimos en lenguaje con la Profesora Sra. Liliana Paredes,” expresó una alumna, al ser interrogada cuando estaban  ultimando detalles para transportar y poner en escena  el resultado de sus esfuerzos mancomunados.

 

Jonatan Baeza, alumno de Tercero F, entrega su visión sobre esta actividad: “ En lo personal, soy autor del libro con letra gótica, un tipo de letra difícil. Me gustó colaborar. Un orgullo que puedan apreciar mi trabajo.  Don Quijote estaba decidido a ser un caballero andante, sin renuncias. Educado, refinado, elegante, con actitudes diferentes, que quería lograr grandes objetivos, cambiar la sociedad y las costumbres de la época. ”

Un grupo de estudiantes que trabajaron arduamente, hasta lograr exponer su obra en la entrada de nuestro Establecimiento, para entregar un mensaje: el que nos dejara Cervantes, cuya obra es eterna, vigente, contemporánea y real en cada uno de nosotros, que – innegablemente -  poseemos  características de ambos personajes.

 

¡Felicitaciones por rescatar una joya de la Literatura Universal!

 

Sus refranes y consejos siguen siendo, son y serán  una pauta  de nuestras existencias, de nuestra riqueza  interna y espiritual, lo cual marca nuestro carácter de ser seres pensantes, emotivos, humanos, soñadores, que buscamos la verdad, la libertad, el amor - aunque sea imposible- ,  la justicia a través del diálogo permanente y la fe inquebrantable que nos lleva a lograr nuestras propias metas y a veces, a superarlas.

 

Cervantes, en el prólogo de su novela, sintetiza al lector, su visión del mundo, sus pensamientos y sus sentimientos que giran en torno a la libertad de la persona, a la dignidad,  cuyas acciones se mueven entre lo real e imaginario, entre lo misterioso y lo profético, con la naturalidad de una filosofía libre, que le entrega su propia existencia.

 

Por otro lado, esta obra nos muestra-  extrañamente -, los diálogos entre dos personajes que logran llegar a una amistad y una convivencia pacífica, siendo tan diferentes.

 

Dos personajes que se mueven en el teatro del mundo, cuyos roles, son máscaras representando el drama de la vida. Uno, alto y espigado, con su lanza mirando el cielo de la esperanza,. El otro, bajito y regordete, cargando un escudo, mirando la tierra, en espera de cambiar su condición y de ver cumplidas las promesas  que le hiciera  don Quijote.

 

Consejos que hacen del Quijote una guía y un maestro, y que están plenamente vigentes, como lo expresara el Profesor de Lenguaje Sr. Miguel A. Yáñez:

 

Temor a Dios: que permite acceder a la sabiduría y a no cometer errores.

 

Autoconocimiento: Llegar a saber realmente  quienes somos. Saber de nuestras debilidades , limitaciones, riqueza espiritual  y fortaleza.

 

La humildad del linaje: No despreciar sus orígenes y exhibirlos con orgullo, humildad y sencillez.

 

La herencia de la sangre:Más, enfatiza que es más valiosa la virtud que se conquista día a día con esfuerzo.

 

Actitudes generosas con la familia: Acoger y respetar a los integrantes de la familia y parientes. No avergonzarse de los padres, lo cual sería negarse uno mismo.

 

Ser cónyuge cariñoso: “enséñala, adoctrínala, debástala de su natural rudeza”, dice el Quijote. Será tal vez la forma de hacer que la esposa tenga lugar a preparase para cumplir los deberes del el sagrado y demandante rol de mujer-madre- esposa.

 

Se nos presenta  en esta obra, toda una alegoría a la equidad, al peso de la misericordia, a  la justicia, al castigo, a la piedad y clemencia, a  la limpieza y el orden, al hablar con reposo, al descanso necesario,  y al comer con mesura.

 

Tanto se ha escrito de esta obra tan antigua y tan contemporánea,  y tanto más podría decirse.

 

Cada vez que  releo este libro, descubro algo nuevo, una nueva relación,  una  nueva comparación con lo que ocurre a diario en el mundo, y puedo ver cómo nuestra realidad, a pesar del modernismo y las nuevas tecnologías, no cambia.

 

Seguimos siendo seres humanos imperfectos pero perfectibles, con una gran carga emocional, con exigencias que nos agobian, en un mundo que exige rapidez, congruencia, sabiduría, certezas, pero que aún no sabe vencer y convencernos en la justicia, paz, solidaridad, compasión, libertad, equidad, amor y fe.

 

Y seguimos luchando internamente con nuestro Quijote y nuestro Sancho. Tratando de ser mejores. Tratando de ser todo.  Tratando de vivir…….. Tratando…….

 

 

Adriana Cornejo Valdés

Profesora de Est. en  Hia y Geog. 

 

{phocagallery view=category|categoryid=57| imageid=0|limitstart=0|limitcount=4}